ECUADOR CONSTRUYE VIVIENDAS CON RESIDUOS DE PLÁSTICO

22 Ago

ECUADOR CONSTRUYE VIVIENDAS CON RESIDUOS DE PLÁSTICO

Foto: Primera vivienda construida a base de madera plástica.

Quito, agosto de 2018.- Con el objetivo de fomentar una cultura de responsabilidad con el medio ambiente, Fundación Llena una Botella de Amor ha llegado al Ecuador para cumplir una gran misión. Esta organización busca recolectar botellas de plástico, rellenas con fundas y residuos plásticos, para construir viviendas eco-eficientes que disminuyan el impacto ambiental y brinden mejores oportunidades habitacionales para la población de Ecuador, América Latina y el Caribe.

La principal razón que impulsa este proyecto son los datos en cuanto a la producción y desechos de plástico a nivel latinoamericano. Solo en Ecuador se generan 1.100 toneladas de plástico diarias y de esas por ejemplo, Quito, produce 277 toneladas, material que termina en estaciones de transferencia, botaderos y otros lugares por no contar con un adecuado cierre de ciclo del material plástico.

Fundación Llena una Botella de Amor promueve varias iniciativas desde distintos ámbitos. Por tal motivo, organizaciones responsables se han unido a esta causa como es el caso de Grupo Sigmaplast al convertirse en el primer socio adherente del proyecto.

A través de capacitaciones, la fundación ha informado a docentes y estudiantes sobre cómo manejar adecuadamente los residuos sólidos de plástico, y estos a su vez son replicadores de esta estrategia en beneficio de la comunidad.

En Colombia y Argentina, varias instituciones educativas y empresas ya se han unido al proyecto con el fin de conseguir un planeta libre de residuos plásticos mediante un correcto proceso de reciclaje.

A partir de esta experiencia, se demostró que los niños de instituciones escolares pueden recoger 10.000 botellas en 4 meses, que equivalen a 3.3 toneladas de residuos plásticos y que este material se convierte en madera plástica destinado para la construcción de viviendas destinadas a sectores vulnerables. Cabe recalcar que estas edificaciones tienen las mismas características que una vivienda común. Son sismo resistentes, termo acústicas, sostenibles, durables y recuperables; y lo más importante es que su tiempo de armado es mucho menor.

Para llenar una botella de amor existe un proceso sencillo que cualquier persona puede realizar.  En primer lugar, se debe conseguir una botella vacía con una tapa, la cual debe ser rellenada con cualquier tipo de bolsa plástica, sorbetes, empaques o residuos desechables. Posteriormente, con la ayuda de una madera o una barrilla delgada se debe presionar todos los materiales. Por último, una vez llena y con el material compacto se la debe llevar al punto de acopio más cercano.

Uno de los principales antecedentes que han motivado al desarrollo de esta idea es el déficit habitacional que afecta a América Latina y el Caribe, ya que millones de personas habitan en una vivienda inadecuada.

Las buenas intenciones y el cariño son los principales requisitos para llenar una botella de amor y brindar nuevas oportunidades tanto para la población como para nuestro medio ambiente.

Para el 2018, la fundación tiene contemplado cumplir los siguientes logros:

  • 17 toneladas de plástico recolectado en botellas de amor
  • 200 toneladas de plástico posindustrial
  • 21 empresas vinculadas
  • 590 personas capacitadas

Acerca de Fundación llena una botella de amor:

La Fundación llena una botella de amor es una entidad sin ánimo de lucro, dedicada al desarrollo sostenible y mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades, mediante el aprovechamiento de residuos, por lo que es el aliado estratégico para alcanzar metas, y contribuir con la solución de los problemas socioambientales.

Write a Reply or Comment